Comunicado de la Colectiva Polimorfas sobre la Marcha del 8M en Bogotá

Integrantes de Polimorfas, Corporación casa del oso y volunaries. De fondo pancarta de polimorfas

El día 8 de marzo llegamos a marchar al igual que otros colectivos; escogimos el punto de encuentro Mercado el Restrepo porque, por un lado, el horario nos favorecía por ser a las 12m y además era lo más cercano al Parque Olaya. Cinco integrantes de Polimorfas (todas mujeres con diversidad funcional/discapacidad) llegamos con nuestras camisetas puestas y nuestro pasacalle, acompañadas de varias voluntarias y de la Corporación Casa del Oso quienes nos apoyaron durante toda la jornada. Estábamos emocionadas porque era el primer 8M donde marchábamos como Colectiva.

marcha 8m. de izquierda a derecha Yoli, Bubulina, Connie, Jhonnatan, Jaz y Bella

Al llegar nos encontramos con que, debido al pasto que rodea la cancha y que está en todo el Parque Olaya no pudimos circular, el terreno no nos permitió disfrutar del bazar. El tiempo que estuvimos la pasamos bajo una carpa sin poder movernos, ya en la carpa, un colectivo de mujeres que iba a presentar una obra de títeres nos cuestionó en tono aireado- Que por qué estábamos en su carpa… sin antes preguntar cuál fue la razón. Ya en la salida, una de las mujeres de logística le pasó la mano por la cabeza a una de las compañeras (como si fuera un perrito) … Y no menos grave, en los discursos que se hicieron, contadas veces nos mencionaron. Nos sentimos invisibilizadas en este espacio organizativo y de movilización que pretende reivindicar las luchas de todas las mujeres.

No se puede seguir justificando la falta de conocimiento e información o que no se coordinó llegar a un espacio más accesible porque no asistieron a las reuniones de logística mujeres con discapacidad, se han preguntado ¿por qué las mujeres con discapacidad no están en estos espacios? La respuesta está en que no es una cosa de no querer, la realidad es que los espacios de reunión son inaccesibles en términos de infraestructura, de comunicación y actitudinales (se encuentran prácticas capacitistas en sus discursos y acciones). La cuestión no es de crear divisiones y no «valorar» el trabajo y esfuerzo que hicieron las compañeras de logística, pero es hora de que se cuestionen sus prácticas y discursos porque bajo el lema de «Todas” no estamos Todas. El lugar de privilegio no está solo en el género, lo está en la clase, raza y corporeidad normativa por ello las invitamos a revisarse para ayudar a transformar.

marcha 8m. mucha gente recorriendo, polimorfas detrás de la pancarta

Para marchar en contingente hay que asegurar condiciones. Esas que no hay. La pregunta es ¿qué se requiere para que se den esas condiciones? Una parte está en nosotras (mujeres con discapacidad) y desde Polimorfas hemos hecho la tarea: visibilización, trabajo colectivo, incidencia en leyes. La otra parte es del conjunto, que siempre ha mostrado dificultades para la diferencia. Pero necesita pensarse y mirar alrededor, pensar en las que no están y en las condiciones por las que no están. En que no puede haber una sola agenda de feminismo como no hay solo una expresión de mujer.

Nosotras hemos hecho y seguiremos haciendo nuestra parte, ahora bien, el conjunto de mujeres, ¿dejará que siga siendo unilateral? Es decir, ¿una tarea solo nuestra y de unas pocas aliadas? las mujeres que nos han acompañado empezaron cuestionando su privilegio de cuerpo, lucharon contra el prejuicio de que debíamos quedarnos en casa por seguridad en vez de salir a movilizarnos, en los espacios de debate han cuestionado las esterilizaciones y abortos forzados al igual que han apoyado la autonomía sobre el cuerpo y la maternidad con apoyos en las mujeres con discapacidad. Si miramos alrededor y hacemos el esfuerzo de comprender un poco la realidad de las que históricamente han vivido en la subalternidad será posible vernos como pares y luchar en colectivo.